EUSKAL DIASPORA ETA KULTURA. Entrevista a Angel Katarain

Sabrina Otegui / Buenos Aires, Argentina. Hace poco más de un mes se estrenaba en Buenos Aires ‘BELASCOAIN, la calle de los pelotaris’, el primero de los documentales de la serie ‘Siete Calles de La Habana’. El material fue recibido con aplausos por el público del Ciclo de Cine Vasco de la asociación porteña Euskaltzaleak y está a disposición de las euskal etxeas que lo deseen en el país austral. Y hoy se estrena en el euskaltegi porteño la segunda entrega, ‘ZULUETA, azúcar moreno’. Carlos Gabilondo, nos puso en comunicación con el realizador ordiziarra, que respondió amablemente a nuestras preguntas.

¿Cuándo y cómo surge ‘Semillas en el Tiempo’?

Llevo años viajando a Cuba y en esos viajes pronto me di cuenta de que por allí habían pasado muchos vascos, que dejaron un rastro notable. Sus huellas han quedado, por ejemplo, en lugares que hoy llevan nombres vinculados a nuestra tierra. Así empecé a interesarme por el tema, y animado y con la colaboración de amigos tanto de Euskal Herria como de Cuba, hacia 2008 fui concretando el plan. En un comienzo surgió la idea de hacer una serie de documentales partiendo de nombres de calles de La Habana; más tarde ampliamos la idea a ‘Semillas en el tiempo’, proyecto más ambicioso que busca recuperar historias vinculadas a los vascos, ya no solo en Cuba, sino en el mundo. Se trata de extraer el recuerdo y plasmarlo en libros, en documentales y en contenidos web.

Suena a proyecto ambicioso…

Cuento con colaboradores, en algunos casos comunes a diferentes trabajos y en otros gente implicada en solo un proyecto. Son historiadores y cineastas que aportan ideas desde ambos lados del océano; estudiosos de las materias, que me ayudan a certificar y contrastar los contenidos. La lista es larga y no quisiera olvidar a nadie, por lo que os invito a leer sus nombres en los créditos de los documentales o en la web http://www.semillaseneltiempo.com. Creo que el rigor es importante, y nunca me habría metido en el proyecto sin el debido asesoramiento. Se trata de documentales, por lo que partimos del precepto de que vamos a contar algo real, de modo que se hace imprescindible el contraste y la verificación de los datos. Si cometemos errores al contar las noticias del día, imagina cuando te vas cien, doscientos o más años atrás…

¿Cómo ha sido el proceso de grabación y montaje?

Lo mío es lo que entre la gente de este medio llamamos, ‘Cine de guerrilla’, sin pre-guion. Esto quiere decir que una vez que tenemos el tema seleccionado, el primer paso es recopilar información en bibliotecas, archivos, filmotecas, internet, etc. Hay un importante trabajo de investigación porque en algunos casos se trata de historias bastante perdidas. Una vez dado este primer paso, hay que pensar en candidatos idóneos que puedan ayudar a contrastar la información e invitarles a participar de forma activa como entrevistados. Poco a poco una historia más o menos inconexa se va dibujando en la mente; el guión va como queriendo aparecer después de cada entrevista o después de cada nueva aportación; varía en su forma porque los nuevos datos se van incrustando, superponiendo, y desplazando a otros en esa cinta o grabación virtual que se va trazando en la mente.

En paralelo toca salir a las calles, en mi caso casi siempre solo, porque no es fácil hallar a quien aguante tantas horas calle arriba, calle abajo, pateando, filmando y preguntando a la gente sobre los temas o personajes que corresponda. Son momentos en los que toca también sentarse en las aceras a esperar a que pase algo curioso, apuntando y filmando cosas a veces sin aparente relación con el tema; son imágenes de recursos que luego en el montaje te vienen bien cuando menos te lo esperas. En algunas calles de La Habana, seguro que algunos recuerdan todavía al tipo aquel fundido en la pared apuntando con su cámara.

El montaje empieza casi a la vez que todo esto. Es llegar de la calle y volcar los datos al ordenador y empiezar a ordenarlos, en un orden que se irá volviendo más preciso y complicado al ir añadiendo información. Se trata del acto maravilloso y solitario de partir de una historia desmembrada que debe ir tomando alguna forma. A veces después de mucho editar te das cuenta de que te faltan o de que la historia te pide otras imágenes o aportaciones, una visión diferente o introducir un personaje nuevo; así que vuelta a la mochila, micro y cámara. Cuando el documental parecía estar casi acabado, lo mismo te das cuenta de que vas a necesitar otro año o más para terminar… en este caso, como no tengo que responder a ningún plazo de entrega, no hay problema.

Paralelamente, es importante conversar con la gente y preguntarte continuamente cómo contar la historia influyendo lo menos posible, cómo hacerlo tratando de no imponer tu visión, cómo hacer que sea posible que el propio espectador sea quien interprete el cuento.

Por ahora los documentales han sido filmados solo de Cuba…

Hasta ahora sí, aunque me gustaría poder aterrizar en otros puertos. Siempre digo que ‘Semillas en el tiempo’ es una idea muy grande para un equipo muy pequeño; en este momento aunque esté bien asesorado, a nivel operativo estoy solo, realizo los documentales con mi dinero, fruto de otras actividades, no hay más remedio, esto se queda en una especie de hobby para mi tiempo libre.

En Euskal Herria eres una persona conocida por tu trayectoria como ingeniero de sonido ¿Cómo ha sido este salto al cine?

En realidad la fotografía y el cine me han atraído desde siempre, aunque mi carrera profesional haya ido ligada sobre todo al mundo de la grabación y la sonorización de grupos musicales. He pasado entre artistas de la canción vasca 40 años de mi vida y he estado implicado en multitud de proyectos audiovisuales. Mucho tiempo aprendiendo, colaborando para creaciones de otros y disfrutando de un trabajo que me gusta, pero también atrapado en el espíritu del capital, sin tiempo para crear, y luchando porque salgan los números, tratando siempre de sacar la cabeza a flote.

El mundo del cine siempre me atrajo pero en el pasado había quedado fuera de mi alcance por su complejidad y aparatosidad técnica, humana y económica a la hora de articular una producción. Es ahora cuando el precio y la portabilidad de la tecnología permiten que equipos muy reducidos de personas podamos plasmar nuestro proyecto en la pantalla; y es en estos últimos años cuando el tiempo, el fin de las deudas y un espíritu minimizador me han permitido unos espacios para desarrollar un poco esta faceta que me gusta.

¿Cuál es la génesis, cómo te preparás antes de un viaje a Cuba, cuando vas a hacer las tomas de imágenes y entrevistas?

Mi maleta es como la de cualquier turista, todo entra en 23 kilos, y no necesito permisos especiales para filmar porque cuando voy tengo una idea sobre algo, pero no hay plan previsto que haya que cumplir por contrato. Mi material de filmación es portable, pequeño, casi microscópico; sencillamente lo llevo y cuando me encuentro asentado me pongo a repasar el personaje o el tema del próximo documental, me voy animando, me adentro, me apasiono y si nada se interpone me digo… ‘a la calle’. Hasta ahora mis documentales se han preparado e iniciado en Cuba y se han terminado de montar en el País Vasco.

El fruto de este trabajo ha comenzado a exhibirse en varias ciudades de Argentina a través del proyecto Cine Itinerante Vasco que conduce Carlos Gabilondo, en lo que supone su estrena en la diáspora vasca de América del Sur. ¿Se han proyectado en Euskal Herria? ¿Qué expectativas tenés?

Me siento satisfecho haciendo un buen trabajo y procuro que me guste a mí y al equipo que me asesora; eso es suficiente. Si además la gente los viera… pues mejor, estos documentales llegan a Argentina cuando todavía en Euskal Herria apenas se han proyectado. Generar interés público y promover es un cantar donde yo no sé manejar las notas.

¿Expectativas? Me conformo con que de vez en cuando se proyecten en algún lugar y que las personas de verdad interesadas puedan encontrarlos en internet junto a información, libros y otros contenidos de interés a través de: http://www.semillaseneltiempo.com o http://www.katarain.com

La serie ‘Siete Calles de la Habana’ de ‘Semillas en el Tiempo’ está compuesta por siete documentales. De esos, ‘Belascoain’, ‘Zulueta’ y ‘Espada’ ya están disponibles. ¿Cuál es el siguiente personaje vasco-cubano que conoceremos?

En La Habana hay veintiocho calles con nombres vascos, y para la serie seleccionamos siete, haciendo un guiño a las Siete Calles de Bilbao. A las tres que ya están listas les seguirá el título ‘Ayestaran’. Independentista nacido en Cuba, hijo de vascos comerciantes emigrados a la isla, Luis de Ayestaran tuvo una vida corta, sesgada en el patíbulo por los integristas españoles de la época cuando tenía 24 años. Apenas teníamos información sobre sus andanzas y ha sido precisamente una vieja editora de Argentina, El siglo XX, la que nos ha proporcionado un pequeño libro titulado, Vida y martirio de Luis de Ayestaran y Moliner, editado en 1936; se trata de una conferencia de José Manuel López Cabrera que nos ayudará a desmembrar su figura.

‘Aranguren’ y ‘Goicuria’ son historias similares, datadas en la misma época y en la misma guerra; es probable que al final las tres vidas terminen enlazadas en un mismo capítulo.

El último sería ‘Loynaz’, quizás la más complicada de abordar, ya que trata de contar la historia de la familia Loynaz del Castillo, hijos de un músico y general del ejército libertador en Cuba. Son cuatro escritores y poetas de vidas muy diferentes, pero apasionantes todas.

También en Argentina son incontables en todo el país las calles con nombres vascos. ¿Alguna posibilidad de que el proyecto ‘recale’ en Argentina?

Posibilidades, sí… solo tiene que ocurrir que un señor muy rico y enamorado de la historia vasca venga a entregarme una tarjeta visa sin límite. Desde aquí le anuncio que no le aceptaré plazos ni condiciones; solo que su dinero se empleará bien, pondré a un incontable equipo de ilusionados realizadores a trabajar recuperando hasta el cuento más recóndito de nuestros paisanos en cualquier parte del mundo.

Dejando de lado la broma, sí, el único impedimento para la expansión de este proyecto es el económico.

La exhibición del primer documental ha suscitado gran expectativa en relación a los siguientes. Aprovechando este espacio en EuskalKultura.com, ¿qué te gustaría decirles a los espectadores que verán el documental?

En la primera parte de ‘Belascoain’ seguramente vieron a un tipo un poco inquieto, como el ambiente de las aceras que filma. Va paseando con su cámara y va incidiendo en diferentes temas relacionados con la calle, buscando no se sabe muy bien qué. En la segunda parte de la historia me centro y el documental se vuelve algo más emocional y clásico, transportándonos al fascinante mundo de los pelotaris que emigraron a Cuba.

Cuando se acerquen a ver ahora ‘Zulueta’ y más tarde ‘Espada’, todo será diferente. Aquí el trabajo de extracción con la noria de la historia se vuelve el principal protagonista. Mi mayor temor ha sido no apabullar con la cantidad de datos que, por otro lado, por su carácter inédito no podíamos obviar; pero quería dejarlos caer, que aparecerieran sin alarde, sin llamar demasiado la atención, de manera casi desapercibida.

Pero sobre todo me gustaría decir desde aquí a los posibles espectadores que hay algo común en todos los capítulos y que me persigue hasta por las noches. Este tipo de documentales corren el riesgo de no ser a veces amenos para el público en general, ¿cómo hacer para contar sin aburrir a quien no es siempre amante de la historia? ¿Cómo hacerlo sin caer en lo burdo, sin caer en alardes sónicos, tambores ni focos encendidos? Ahí os dejo el resultado… espero haberlo conseguido un poquito.

Un trabajo realizado en la Diáspora, que se visiona ahora en la Diáspora… ¿Creés que los vascos y descendientes de vascos diseminados en el mundo son importantes para Euskal Herria?

Pienso que la Diáspora es hoy la representación constante de nuestra identidad como pueblo en el exterior; el sentimiento lejano de la raíz por parte de estas comunidades trata de mantener a esta gente unida preocupándose con verdadera pasión natural por todo aquello que los conecte de alguna manera a su origen. Estas personas y grupos se convierten así en la mejor de las embajadas para Euskal Herria en el mundo.

Es triste decirlo pero siento que la Diáspora está más pendiente de nosotros que a la inversa. Ella es hoy la madre, la tratemos mejor o peor, siempre estará ahí para reflejar con amor lo más bello de nosotros.

http://www.euskalkultura.com/espanol/noticias/angel-katarain-nuestra-diaspora-es-como-la-madre-la-tratemos-mejor-o-peor-siempre-esta-ahi-para-reflejar-con-amor-lo-mas-bello-de-nosotros


Sabrina Otegui / Buenos Aires, Argentina. Hilabete pasexe da egin zuela bere estreinaldi hegoamerikarra Buenos Airesko Euskaltzaleak euskaltegian ‘Habanako Zazpi Kale’ dokumental sailak. Saileko lehenengo tituluak, ‘Belascoain, la calle de los pelotaris’ (Belascoain, pilotarien kalea) luzemetraiak, oso harrera ona izan zuen hiriburuan eta eskuragai dago ikusi nahi duten Argentinako euskal etxe guztientzat. Saileko bigarrena, berriz, gaur bertan estreinatuko da elkarte berean. ‘Zulueta, azúcar moreno’ (Zulueta, azukre beltza) du izena eta, aurrekoa bezala, Carlos Gabilondo buru duen ‘Euskal Zinema Ibiltaria’ ekimenak pantailaratuko du Argentinako euskal etxeetan. Gabilondok berak jarri gaitu kontaktuan Angel Katarainekin, eta hauexek dira berarekin izan dugun solasa.

Noiz eta nola sortu zen ‘Haziak denboran’?

Urteak daramatzat Kubara bidaiatzen eta bisita horietan berehala hasi nintzen konturatzen euskal herritar ugarik utzi zituztela irlan aztarna nabarmenak. Erraz ohartu nintzen leku askok dauzkatela bertan gaur egun euskal izenak. Obdorioz, jakin-mina sortu zitzaidan eta hemengo (Euskal Herriko) eta hango (Kubako) lagunek animaturik 2008. urtean proiektu hau gauzatzen hasi nintzen. Hasierako asmoa, Habanako kaleen izenak ikertzen zituen dokumental batzuk egitea baino ez zen; gero hasierako ideia hori zabaldu eta ‘Semillas en el tiempo’ (Haziak denboran) jaio zen, Euskal Herriarekin lotura duten istorioak kontatzeko, ez Kuban bakarrik, mundu osoan baizik. Helburua istorio horiek berreskuratzea eta liburu, dokumental eta web edukien bidez zabaltzea.

Asmo handiko proiektua dirudi…

Lagunak ere baditut; batzuek lan guztietan laguntzen didate eta beste batzuek proiektu jakinetan. Itsasoaren bi aldeetatik ideia ekarle ari zaizkit eta historialari eta zinegileak dira. Adituak dira eta euren ekarpena ezinbestekoa da nire lana kontrastatu eta ziurtatzeko. Zerrenda luzea da eta inor ez ahazteko nahiago dut jendeak izen zerrenda osoa dokumental bakoitzean ikustea edota http://www.semillaseneltiempo.com webgunean agertzen diren kredituetan.

Jorratzen ditudan gai batzuk kontuzko gaiak direnez, aholkularitza egokia izan ezean ez nintzen sartuko proiektuan. Dokumentalek arazo bat daukate: jendeak uste du ikusten duena errealitatea bera dela, eta horregatik errealitatea desitxuratzeko oso tresna eraginkorra eta arriskutsua izan daitezke. Hori dela eta egileak zintzo jokatu nahi badu, lan sakona egin behar du dokumentalean sartzen dituen datuak frogatu eta baieztatzen. Zorrotza behar da izan. Eguneko berriak kontatzean akatsak egiten baditugu, pentsa ezazu zer gerta daitekeen duela ehun, berrehun edo urte gehiago dauzkaten gertaerak kontatzen ditugunean.

Nola joan da filmazio eta muntaketa prozesua?

Nik zinema munduan ‘gerrilla zinea’ deitzen dena egiten dut, hau da, aurreko gidoirik gabe egiten dut lan. Honek esan nahi du, gaia hautatu ondoren, lehenengo urratsa informazioa biltzea dela; liburutegi, artxibo, filmoteka eta weborrietan ikertuko dugu. Lan handia da, aukeratzen ditugun istorio gehienak nahikoa galduta daudelako. Horren ostean, informazioa kontrastatzen lagunduko duten kolaboratzaileak topatu behar dira eta parte hartzera gonbidatu elkarrizketatu gisa. Poliki poliki istoria itxuragabea zena hezurmamitzen joan da buruan eta gidoia ere sortzen, elkarrizketa bakoitza egin ahala. Datu berriak emendatzen joango gara eta horrek aldaketak behartuko ditu, material berriak bere lekua eskatuko baitu, talka etorriko da materialen artean eta horrek guztiak pixkanaka tankera hartze bat ekarrko du buruan sortzen ari garen balizko grabaketari dagokionez.

Aldi berean, kalera atera behar da. Nire kasuan normalean bakarrik ateratzen naiz, zaila baita inork hainbeste ordu jasatea kalean gora eta behera, filmatzen eta jendeari galdetzen. Kantoi batean esertzea eta zerbait bitxia gertatu arte itxarotea ere tokatzen zait. Momentu horietan dena filmatzen da, nahiz eta gaiarekin harremanik ez izan. Horietako hainbat oso baliabide baliotsuak izan daitezke gutxien espero duzunean muntaketa prozesuan. Oraindik ere batzuk gogoratuko dira Habanan horma baten kontra, kamera eskuan, orduak pasatzen zituen tipo horrekin…

Honekin ia batera muntaketa ere hasten da. Kaletik iristen naizenean material osoa sartzen dut ordenadorean eta ordenean jartzen dut. Orden horrek konplexuagoa eta zorrotzagoa beharko du, gero eta material gehiago gehitzen joatean. Ekintza bakarti eta zoragarria da… pantailan agertzen diren istorioaren zatiak eta ni… Batzuetan edizio ordu asko pasa eta gero konturatzen zara agertzen ari den istorio horri irudiak, erantzunak edo beste ikuspuntu edo pertsonaia berri bat falta zaiola eta orduan berriro kamera, mikroa eta bizkarzorroa hartu eta kalera… Dokumentala ia ia prest zegoela zirudienean, bat-batean zeozer falta dela eta urtebete gehiago beharko duzula kontura zaitezke. Nire kasuan, aurretik eperik ezarria ez dudanez, hori behintzat ez dut arazo

Bitartean, garrantzitsua da kolaboratzaileekin hitz egitea eta elkarrekin pentsatzea nola kontatu istorioa ahalik eta gutxien eragin eta aldatu gabe, norberaren ikuspuntua inposatu gabe… Nola egin ikusleak lanabesak izan ditzan bere interpretazio propioa egin ahal izateko.

Oraingoz Kuban bakarrik filmatu duzu…

Bai, orain arte horrela izan da; etorkizunean gustatuko litzaidake beste portu batzuetan lehorreratzea. Beti esaten dut ‘Haziak denboran’ oso ideia handia dela baina lan egiten duen taldea oso txikia. Eta momentu honetan oso laguntzaile onak izan arren, maila operatiboan bakarrik nago. Dokumentalak nire diruarekin egiten ditut; nire beste aktibitateen fruitua den diruarekin… beste biderik ez dut. Dudan astiaren arabera egiten noan proiektu bat da.

Euskal Herrian, soinu ingeniaritza arloko zure ibilbideagatik zara ezaguna. Nolakoa izan da soinu ingeniaritzatik zinemagintzarako jauzi hau?

Egia esateko beti izan ditut gustuko argazkilaritza eta zinea; nahiz eta nire karrera musika arloan garatu dudan. Azken 40 urteotan euskal musikariekin egin dut lan, eta tartean hainbat ikus-entzunezko proiektutan partaide izan naiz… Asko ikasi dut –eta asko gozatu dut– besteen lanetan kolaboratzen, baina lan horretan, kapitalaren izpirituak harrapaturik, ez dago denborarik sormenerako, zenbakiak atera behar dira aurrera..

Bestalde, nahiz eta zinemagitza gustatu, ezin izaten nion ekin giza baliabide eta baliabide tekniko eta ekonomiko ugari behar zirelako. Gaur egun ordea, hori aldatu egin da eta teknologia berriekin posible da lagun talde minimo batekin zinea egitea.

Ze prozesua jarraitzen duzu Kubara joan behar duzularik filmatu eta elkarrizketa egitera?

Nire maleta edozein turistarena bezalakoa da. Dena sartzen da 23 kiloko maleta batean eta aurreko gidoirik ez dudanez, baimenik ere ez dut behar; ez dut kontraturik errespetatu edo segitzeko. Tresnak eramangarriak dira, oso txikiak. Neurekin daramatzat eta esertzen naizenean pertsonaiaz edo dokumentalaren gainean pentsatzen hasten naiz, neure burua akulatu eta tartean eragozpenik ez badut, kamera hartu eta kalera ateratzen naiz. Orain arte nire dokumentalak Kuban grabatu eta hasi, eta muntaketa lanak Euskal Herrian bukatu ditut.

Zure lanaren emaitza Argentinako zenbait lekutan pantailaratzen hasia da Euskal Zine Ibiltariaren proiektuaren baitan, Carlos Gabilondo tarteko. Hau izan da zure proiektua Hego Amerikara iritsi den lehen aldia… Zeintzuk dira zure espektatibak?

Ni kontent geratzen naiz lan ona egiten badut, niri eta nire laguntzaileoi gustatzen bazaigu. Horretaz gain jendeak ikusten badu, hobe. Dokumental hauek Argentinan ari zarete pantailaratzen Euskal Herrian oraindik ere apenas ikusi ez dituztela. Lana nola sustatu eta publikoarengana nola iritsi ahalik eta oihartzunik handiena izan dezan, hori nik menperatzen ez dudan zerbait da.

Espektatibak? Noizean behin lekuren batean pantailaratzen bada eta benetako interesa dutenek internetez ikusteko aukera badaukate, niretzat nahikoa da. Guk guztia, internetez zabaltzen dugu, dokumentalak eta gai honi buruzko informazioa, liburuak eta edukiak.

‘Zazpi Kale Habanan’ sailak zazpi dokumental izango ditu. Horietako hiru, ‘Belascoain’, ‘Zulueta’ eta ‘Espada’ prest eta ikusgai daude dagoeneko. Zein da hurrengo dokumentalean ezagutuko dugun euskal kubatar pertsonaia?

Habanan euskal izena duten hogeitazortzi kale daude eta horietatik zazpi aukeratu ditugu, Bilboko Zazpi Kaleei keinu bat eginez. Laugarrenak ‘Ayestaran’ izenburua izango du; Luis de Ayestaran Kuban jaio zen Euskal Herriko euskal merkatarien seme. Independentziaren alde borrokatu zuen eta oso gazterik, 24 urte zituela, patibuloan hil zuten integrista espainiarrek, 1870an. Gutxi heldu zaigu berari buruz eta dakigun gehiena Argentinan topatu dugu, El Siglo XX delako argitaletxe batek 1936an kaleratutako Vida y martirio de Luis de Ayestaran y Moliner liburuari esker. José Manuél Lopez Cabreraren idazlan horrek asko lagundu digu Ayestaranen istorioa deskorapilatzen.

‘Aranguren’ eta ‘Goicuria’ antzeko istorioak dira, garai eta gerra berekoak eta baliteke hirurak azkenean atal bakarrera batzea.

Azkena ‘Loynaz’ izango da. Zailena agian, armada askatzaileko generala eta musikaria izan zen Loynaz del Castilloren familiaren istorioa kontatzea baita. Lau idazle eta poeta dira; oso ezberdinak elkarrekiko eta zoragarriak guztiak.

Buenos Airesen eta Argentina osoan milaka dira euskal izena duten kaleak, baduzu bertan ‘geldialdi’ bat egiteko asmorik?

Asmorik… bai. Jakina, behar dudan gauza bakarra da euskal historia maite duen pertsona aberats batek bere Visa txartela uztea. Hemendik jakinarazten diot inongo baldintzarikez diodala onartuko, baina bai ziurtatzen diodala bere dirua ondo erabiliko dugula. Aditu talde onena osatuko dudala munduko bazter guztietan euskaldunek utzitako arrastoak aurkitzeko.

Tira, tantxak alde batera utzita, istorio berriak filmatzeko daukagun oztopo bakarra ekonomikoa da.

‘Habanako Zazpi Kale’ saileko lehenengo dokumentalak, hurrengoak ikusteko irrika piztu du Argentinan. EuskalKultura.com-en aukera honetaz baliaturik, zerbait esan nahiko zenieke dokumentala ikusiko duten argentinarrei?

‘Belascoain’ dokumentalaren lehenengo zatian egonezin dabilen tipo bat ikusi dute seguruenik, kamera eskuan kalean dabiltzana, zerbaiten bila, oso ondo zer den jakin gabe. Dokumentalaren bigarren zatian, zentratu egiten naiz eta dokumentala emozionalagoa da eta honela sartzen gara Kubara emigratu ziren euskal pilotarien mundu harrigarrian.

Orain ‘Zulueta’ eta geroago ‘Espada’ luzemetraiak ikustera hurbiltzen direnean aldea nabarituko dute. Hauetan, lortutako datu esanguratsuak dira protagonista nagusi. Nire beldur handiena hori izan da, jendea ez beldurtzea datu kopuruarekin. Ezezagunak zirenez eman egin behar genituen, ezin genituen kanpoan utzi, baina saiatu gara oharkabean pasa zedin eta integratzen.

Badago zerbait hiru dokumentaletan, nire kezka nagusi bihurtu dena eta seguruenik horixe da jendeari esango niokeena: honelako dokumentalek publiko orokorrarentzat interesgarriak edo dibertigarriak ez izateko arriskua daukate, bereziki historia gustukoa ez dutenentzat. Nola eta zer egin, orduan, istorio hauek kontatu ahal izateko inor aspertu gabe? Nola, topikoetan erori gabe? Espero dut hori lortu izana… neurri handi batean behintzat.

Diasporan eginiko lana diasporan ikusten ari da… Uste duzu euskal diaspora garrantzitsutzat jotzen duela Euskal Herriak?

Nire ustez, euskal diaspora euskal izaeraren irudipen iraunkorrena da. Sustraiekiko loturak elkarrekin mantentzen ditu euren euskal jatorriagatik benetako pasioa sentitzen duten lagunak. Pertsona eta talde horiek Euskal Herriaren enbaxadarik onena bilakatzen dira.

Tristea da aitortzea baina uste dut gaur egun gehiago begiratzen gaituela diasporak gu guk diaspora baino… Diaspora ama bezalakoa da, guk ondo edo gaizki tratatu beti dago prest maitasunez begiratu eta gure onena ikusteko.


http://www.euskalkultura.com/euskara/albisteak/angel-katarain-diaspora-ama-bezalakoa-da-guk-ondo-edo-gaizki-tratatu-beti-dago-prest-maitasunez-begiratu-eta-gure-onena-ikusteko

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: