ENRIQUE ULI – El espíritu de Arguiñenea. “El que ahí entre, queda atrapado” (Lourdes Arana Uli)

Hola Lourdes.

Algunos me dicen que en ese proyecto llamado 'Semillas en el tiempo' está la mano del espíritu de Arguiñenea. De qué si no, unos jóvenes técnicos de sonido que van allí a montar un estudio de grabación para música, terminan embarcados a los años en proyectos documentales que van y vienen de Cuba contando historias antiguas de emigrantes vascos. No sé, yo no soy mucho de interpretar energías y suelo contar que 'Semillas en el tiempo' tiene que ver con mis visitas a la isla y lo que allí voy descubriendo, pero tantos años durmiendo en ese mismo espacio y mirando esa foto que pusimos en mitad de la sala que igual hasta se nos ha pegado algo. Si viviera Amaia que estaba más en contacto con esos mundos me estaría diciendo... ¡¡Ni lo dudes!!. Sabíamos algo por tu hermano Fermín, que Uli era un señor amante de La Pelota, y que estuvo en Cuba, que volvió, que perdió la casa, pero nada más, fue una bella coincidencia confirmar en tus letras que las andanzas vitales del señor Enrique Uli, tenían perfecta cabida en nuestro proyecto sobre paisanos vascos por el mundo.

"El que ahí entre, queda atrapado". Esa fue la respuesta de Lourdes cuando le escribí estas letras para agradecerle el escrito sobre la vida de su abuelo y la relación que tenia con la casa Arguiñenea de Azkarate:

LA HISTORIA DE ENRIQUE ULI REZUBIETA

Enrique nació el 15 de Julio de 1871 en Iruñela, Navarra, era hijo único de Quintina Rezubieta Arraiza, nacida en Obanos, Navarra y de Domingo Uli Goñi, nacido en Iruñela. Quintina era ama de casa y Domingo, labrador.
Enrique pasa los primeros años de su infancia en Iruñela. Al fallecer su padre, en trágicas circunstancias, junto con su madre abandonan el pueblo y se instalan en un pueblito navarro, Azkarate, dónde Quintina trabajó como serora del cura del pueblo.
Enrique tiene la oportunidad de recibir una educación, algo excepcional para la época, estudia y se convierte en un joven educado además de apuesto.
Tras finalizar sus estudios de primaria, empieza a trabajar como labrador igual que su padre, especializándose en la compra venta de montes.
Enrique se casó en primeras nupcias con Antonia Esnaola de Iruñela y tuvieron cinco hijos: Juanita (+), Ignacio (+), Venancio (+), Javier (+) y José (+). A muy temprana edad Antonia falleció y quedó Enrique viudo con sus cinco hijos.
En este triste momento de su vida decidió emigrar a América con todos sus hijos.
¿Qué le impulsó a tomar esta decisión? Probablemente la esperanza de encontrar un futuro mejor para su familia y para él. Enrique era soñador y emprendedor y entendió que el mundo le ofrecía oportunidades.
Eligió Cuba como país de destino. A principios del siglo XX embarcó en el puerto de Bilbao rumbo a La Habana. Su destino era una zona rural de Cuba, Ciego de Avila a más de 400 Kms. de distancia de La Habana. ¿Estaba ya planificado por él instalarse en Ciego de Avila ó fueron circunstancias fortuitas las que le llevaron hasta allí? Tal vez buscaba un pueblito rural para instalarse, ya que era en este tipo de pueblo donde había crecido y esto, junto a la posibilidad de encontrar allí trabajo, le hizo viajar hasta Ciego de Avila.
Allí se instaló con sus cinco hijos y empezó a trabajar en la Central Azucarera que existía en Ciego de Avila.
Su reputación como hombre ingenioso, trabajador y honesto se extendió y pasó a ser un miembro muy querido en Ciego de Avila. Trabajó como “listero” en esta Central Azucarera, tal y como lo corroboró un señor que trabajó con él, al que conocí en 1981 en Ciego de Avila.
Regresa a España con sus hijos José e Ignacio y se quedan en Cuba sus otros 3 hijos: Juanita, Javier y Venancio.
Se instala en Azkarate, Navarra, dónde construye el caserío denominado “Trinkete” o “Venta” o “Arginetxea”. ¿Por qué no se instala en Iruñela su pueblo natal? Tal vez porque le traía muy malos recuerdos, allí falleció, en trágicas circunstancias, su padre y también falleció su primera esposa.
Retoma su trabajo de intermediario en la compraventa de montes. Conoce a Sinforosa Beracoechea Urreaga, una guapa y joven zagala nacida en Azkarate. Sinforosa tenía 27 años menos que Enrique. Se casa con ella y viven en Azkarate. Fruto de este segundo matrimonio de Enrique nacen seis hijos: Plácido (+), Mª Jesusa, María(+), Enrique, Julia y Vicente(+).
Viven junto al matrimonio los 8 hijos, dos de ellos fruto del matrimonio anterior, Ignacio y José y, los 6 hijos que tuvo con Sinforosa. José fallece joven, por una enfermedad pulmonar.
Enrique tiene mala fortuna en su negocio de intermediación en la compraventa de montes y se ve obligado a vender su casa a su morroi Patxi. El cura del pueblo les ayuda, cediéndoles la casa de la maestra para que puedan vivir en ella. Enrique entra en un estado de tristeza profunda.
Enrique enferma y fallece el 25 de abril de 1947 a la edad de 76 años, dejando viuda a Sinforosa con 49 años, con siete hijos a que cuidar y en una situación económica muy delicada.
Su hijo Ignacio decide irse a vivir a Galicia, con la familia de su cuñado, esposo de su hermana Juana (Juanita) quien vive en Ciego de Avila, Cuba. Tiene una mala experiencia en Galicia y enfermo regresa a casa de Sinforosa y a los pocos años, fallece.
El resto de los hijos empiezan a trabajar en distintos caserios como morrois y sirvientas. Posteriormente, pasan a trabajar a Gipuzkoa, excepto los hijos pequeños: Julia y Vicente que se quedan con Sinforosa en Azkarate.
Mª Jesusa (Mª Jesús) y María (Maritxu) se trasladan a Tolosa y Donostia, respectivamente para trabajar como sirvientas.
Ya instalados en Usurbil, Gipuzkoa, sus hijos Plácido, Enrique, María (Maritxu) y Mª Jesusa (Mª Jesús), deciden traer a su ama Sinforosa y a sus hermanos Julia y Vicente a vivir con ellos. De forma que en torno a 1950 Sinforosa con sus hijos abandonan Azkarate.
Sinforosa vive en Usurbil cerca de 30 años, hasta el 23 de febrero de 1980, día en que fallece. Hoy aún vive en Usurbil su hija Julia.
¿Cómo transcurren las vidas de los hijos que Enrique tuvo con Sinforosa? Todos viven en Gipuzkoa.
Plácido (+) se casa con Juanita Urquía y regentan varios bares en Lasarte y Donostia. Tienen 11 hijos: Jesús Mª, Luis Mª (+), Conchi, Anabel, Victor (+), Juan Carlos, Domingo (+), Milagros, Itziar, Enrique, Mª José. Plácido fue un hombre muy trabajador y emprendedor.
Mª Jesusa (Mª Jesús) se casa con Antonio Arana Barandiaran (+), empresario de la construcción nacido en Ataún y viven en Ordizia y posteriormente en Zumárraga. Tienen 5 hijos: Lourdes, Fermín, Ignacio, Santiago (+). También Mª Jesusa (Mª Jesús) se caracteriza por su arranque y ser una gran trabajadora. Es una mujer muy sociable que valora el cambio, lo nuevo. Es poco amiga de la rutina.
María (Maritxu) (+), soltera, vive en Usurbil con Sinforosa. Fallece de leucemia con 35 años, hacia 1963. Era una mujer de gran belleza y sentido de la justicia. Trabajó en un restaurante famoso de la Parte Vieja e Donosti.
Enrique se casa con Mª Carmen Labaka y viven en Usurbil. Tienen 5 hijos: Iñaki, Ángel Mª, Enrique, Javier y Aitziber. También Enrique es un hombre trabajador y emprendedor. Compatibilizó su trabajo en una empresa de Usurbil con su propio negocio de chatarra.
Julia (Juli) se casa con Valentín Aldalur (+) y viven en Usurbil. Tienen 1 hijo: Jose Mª. Viven en Usurbil. Sinforosa vivió con ellos hasta su fallecimiento. El rasgo de persona emprendedora también está presente en Julia, así como una curiosidad infinita por aprender que aún hoy mantiene viva.
Vicente (+), el más pequeño de los hermanos, se casa con Marina Garrido y viven en Zumárraga. Tienen 5 hijos: Vicente, Mª Carmen, Ángel, Andoni y Maider. Vicente fue transportista, tenía su propio camión con el que viajaba por toda España y posteriormente trabajó en la mar, como cocinero en barcos mercantes, viajó por todo el mundo. Era una persona muy alegre y con un gran don de gentes. Físicamente un hombre de gran atractivo.
¿Y qué pasó con los hijos de Enrique Uli nacidos de su matrimonio con Antonia Esnaola? Sus vidas transcurren entre Cuba y USA, excepto las de Ignacio y José quiénes regresaron con su padre a España.
En Cuba, Juanita se casa con el Sr. Saavedra y tienen 2 hijos: Pepin y Enrique Saavedra Uli. Con Pepín nació un hermano mellizo que falleció en el nacimiento. Juanita, ya viuda, muchos años después, abandona Cuba para instalarse en Los Angeles ( USA) con su hijo Pepín y su nuera Elsa, esposa de Pepín y los dos hijos de Pepín y Elsa: Elsita y José Carlos. Actualmente Elsita y José Carlos residen en Los Angeles y San Francisco, respectivamente, con sus hijos y nietos.
Juanita al salir de Cuba, hacia 1973, vive una temporada en Lasarte (Gipuzkoa) con Pepin para posteriormente instalarse en Los Angeles (USA) hasta su fallecimiento.
Enrique Saavedra Uli, el otro hijo de Juanita, permaneció en Cuba, allí se casó con Florinda Falcón Merallo y tuvo 3 hijos: Olga (+), Enrique y Eduardo Saavedra Falcón. Actualmente viven en Miami (USA).
Ignacio fallece joven en Azkarate. No llegó a casarse. Físicamente tenía un gran parecido con su padre.
Venancio se casó con Lola Tibau, hermana de Carmen Tibau, y vivió en Ciego de Avila hasta su fallecimiento a principios de los ochenta. Un año antes de su fallecimiento vino a Azkarate de visita con Lola. Venancio y Lola tuvieron un hijo Eduardo Uli, quien falleció a principios de los noventa, joven, dejando dos hijos: Eduardo y Lilian. Su esposa es Lily, de origen libanés. Lily vive en La Habana, Eduardo vive en México y Lilian vive en La Habana. Venancio fue un hombre muy respetado en Ciego de Avila por su gran ingenio y sentido de la justicia.
Lola fallece el 24 de febrero de 2014 en Ciego de Avila a la edad de 93 años. Era una persona muy especial, cariñosa y buena persona.
Javier se casó con Carmen Tibau, Carmen era muda y vivieron siempre en Ciego de Avila. Tuvieron 6 hijos: Pancho (+), Amelia, Papo (+), Mamina, Santi y Miriam, quienes siguen viviendo en Ciego de Avila. Javier fue un gran trabajador y una persona muy alegre y sociable. Tenía muchos amigos.
José vive en Azkarate y Usurbil con Sinforosa. Soltero. Fallece en un hospital de Donosti. José era una persona muy introvertida y observadora. Físicamente el parecido de Ignacio con su padre Enrique era grande.
El espíritu de Enrique sobrevive en muchas partes del mundo. Sus hijos, nietos, biznietos y tataranietos lo atestiguan.
Aquel día que decidió emigrar a América, viudo, con sus hijos, inició una bella historia.
Enrique fue un hombre emprendedor, inteligente y con un gran sentido de la justicia. Valiente y solitario.
Esta recopilación es un homenaje que quiero hacer a mi abuelo Enrique.

Lourdes Arana Uli

 

 

 

 

Lourdes Arana Uli. – Donostia, Junio 2017


ENRIQUE ULI REZUBIETA.jpg

Enrique Uli Rezubieta


+ información sobre ‘Katarain Estudios de grabación’ en Arguiñenea

Web de Semillas en el tiempo

2 Comentarios en ENRIQUE ULI – El espíritu de Arguiñenea. “El que ahí entre, queda atrapado” (Lourdes Arana Uli)

  1. Gracias por tan detallada e interesante historia, mi nombre es Ariel Saavedra Ayrado yo soy uno de los nietos de Enrique Saavedra Uli hijo de Alberto Saavedra Falcon.

    Me gusta

  2. bixente martinez martinez // 4 agosto, 2017 en 6:20 pm // Responder

    Preciosa historia. Para mi que he grabado bastante música en Argiñenea, una historia muy especial.
    Bixente Martinez

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: